Los 1.000 millones mensuales que nos podríamos ahorrar en parlamentarios nos permitirían afrontar de mejor manera la emergencia sanitaria y abordar la enorme crisis económica que vendrá después de este tiempo de paralización parcial o total de nuestra fuerza productiva.